El comercio local vende un 5% más que el año anterior durante la campaña navideña

La posibilidad de ganar un coche incentiva las compras en la ciudad.

El comercio toresano cierra la campaña de Navidad con un aumento en las ventas entre el 5% y el 10% respecto al pasado año, según las estimaciones de CEOE Toro. El presidente de los empresarios locales, Elier Ballesteros, describe el periodo navideño como “muy positivo” y señala al proyecto dinamizador de Azeco y CEOE, que sorteó un coche durante las fiestas invernales, como principal responsable de este crecimiento. Ballesteros afirma que la presencia del coche ha sido “fundamental” para incentivar el comercio durante estas fechas.

Los toresanos han escogido las fechas se encuadran entre el 20 de diciembre y Nochevieja para realizar la mayoría de sus compras navideñas, según la información aportada por la organización de empresarios locales. Asimismo, desde la CEOE afirman que los comerciantes del municipio se encuentran satisfechos con el balance de ventas.

Por sectores, los establecimientos dedicados a la alimentación se han desmarcado del resto, algo habitual durante las fechas de Navidad. Del mismo modo, las tiendas de juguetes y regalos han sido las más visitadas por los toresanos. La venta de vinos, según declara Ballesteros, cierran el periodo de fiestas con buenos registros: “Los vecinos de Toro conocen la calidad de los productos de la tierra y han apostado por ellos”.

La organización de empresas locales estima que los habitantes de la ciudad han gastado una media entre los 50 y los 100 euros en los establecimientos locales durante el periodo de vacaciones. No obstante, las plataformas digitales de comercio y los grandes centros comerciales de las capitales de provincia cercanas continúan llevándose gran parte de las compras realizadas por los toresanos. Intentar paliar esta situación ha sido uno de los objetivos de la campaña de Navidad organizada por Azeco y CEOE. “El coche ha conseguido que la gente se lo piense dos veces antes de realizar sus compras fuera de la ciudad”, afirma Elier Ballesteros.

A pesar del éxito de la medida, el comercio por Internet es imparable y cada año consigue acaparar un mayor porcentaje de las compras que se realizan durante las celebraciones invernales. Ante esta situación, CEOE Toro insiste en continuar desarrollando actividades de forma conjunta entre todos los empresarios de la provincia: “Las acciones son esenciales, hay que seguir intentándolo hasta dar en el clavo”, señala Ballesteros. Asimismo, el presidente de los empresarios locales anima a los comerciantes a “poner todo se su parte” para intentar emular a las grandes plataformas. Mejorar el servicio, atender con amabilidad, ofrecer productos de primera calidad y trabajar en la decoración de los escaparates han sido algunas de las claves ofrecidas por Ballesteros para “aunque solo sea mantener el nivel de negocio”.

Tras la resaca navideña, los empresarios locales se enfrentan a los dos peores meses del año: febrero y marzo. A la espera de la llegada de Semana Santa y con ella el turismo, los establecimientos locales encontraran únicamente una vía de negocio con la celebración del Carnaval. La festividad está profundamente arraigada en la cultura local, escenario que favorece al incremento puntual de las ventas.

Si bien el futuro inmediato, febrero y marzo, supone una suerte de erial comercial, el presidente de CEOE Toro se muestra bastante más preocupado por el devenir a largo plazo de los empresarios si la ciudad continúa sufriendo estas cifras de despoblación: “En apenas unos años hemos perdido al 10% de nuestros habitantes, hablamos de cifras aterradoras; desde el sector empresarial debemos unirnos y pedir a las administraciones que nos ayuden todavía más”.